¿Merece la pena comprar una cuna colecho?

merece la pena comprar cuna colecho

La cuna colecho o cuna sidecar es una cuna a la que se le quita una de las barreras y se coloca pegada a la cama, de esta forma la mamá no tiene que levantarse para darle el pecho al bebé y puede descansar más horas. En un antiguo post os hablaba sobre cómo ahorrar en su compra y lo podéis leer aquí, en él os cuento que puedes comprar la cuna colecho “oficial” o comprar una cuna más económica y tunearla para acoplarla al lado de la cama.

Cuando nació mi hijo nosotros compramos la “cuna colecho oficial”, nos costó bastante dinero pero como nos prestaron muchas cosas y la cuna nos la regalaban decidimos invertir en ella. La primera sorpresa es que las medidas no se ajustaban mucho a lo que vimos en la foto, en la imagen se ve más tamaño de cuna y cuando llegó a casa nos dimos cuenta de que el tamaño que tenía esta era de mini cuna. Decidimos no cambiarla ya que teníamos claro que el bebé iba a dormir más en la cama que en la cuna, pero sentíamos miedo de poder chafarlo los primeros meses cuando son tan pequeños.

Esa cuna colecho acabó siendo una “mesita de trastos colecho”, en ella dejábamos de todo: el termómetro cuando mi hijo estaba malito, los medicamentos que debía tomar, pañales, ropa, sonajeros y juguetes…No recuerdo las noches exactas que mi hijo durmió en ella, pero no serían más de 4 ó 5.
Más tarde leí en foros y grupos de facebook que no era la única que tenía su “mesita de trastos colecho” ya que le pasaba a más mamás, aún así la tuvimos puesta casi un año al lado de la cama y cuando nos cansamos de ella colocamos una barrera y mi hijo siguió durmiendo en la cama grande tan ancho. Otra utilidad que tiene la cuna colecho es la de hacer de barrera para que el bebé no se caiga 🙂

Estuvo durmiendo en la cama con nosotros hasta que cumplió los dos años, durante el verano nos resultaba bastante incómodo dormir todos juntos por el calor, así que decidimos que era hora de dormir en su cama, eso significó poner una cama de 105 cms al lado de la nuestra de 150 cms y poder hacer piruetas con una cama tan grande. Las camas no están a la misma altura pero eso no fue un inconveniente para que mi hijo pasara de una cama a otra tanto durmiendo como despierto.

Con nuestra segunda hija teníamos claro que no íbamos a utilizar la cuna colecho, dormiría directamente en la cama y usaríamos la barrera pero una vez más los miedos nos asaltaron y pensamos ¿y si nuestro hijo quiere dormir en la cama grande con el bebé y lo chafa? Pensamos que esta vez sí nos resultaría útil y hemos vuelto a sorprendernos al convertirse una vez más en la ¡”mesita de trastos colecho”!.

Cuéntame si usaste mucho la cuna colecho o si por el contrario te sirvió para decorar la habitación como la mía.

¡Comenta y comparte!

3 comentarios

  1. shere @shereypaul   •  

    nosotros usamos tambien una minicuna de colecho, al principio dormia en ella, pero como era invierno en cuanto le cogia para darle el pecho se quedaba la cuna fria (y eso que duerme con saco) y se despertaba. Asi es que al final se quedaba durmiendo a mi lado. La cuna nos servia como quitamiedos, porque a mi me daba cosa que durmiese entre nosotros y mi marido la chafase como tú dices, ja,ja,ja.

  2. Pingback: ¿Miedo  a practicar el colecho? Algunas alternativas.

  3. Es verdad que las cunas colecho son algo pequeñas, y al final se usan como minicuna y apenas sirven hasta los 8 o 9 meses.
    De todas formas hay algunos modelos que luego se pueden convertir en un baúl o un escritorio para poder darle un segundo uso y rentabilizar un poco más la inversión.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *