Cómo disminuir el dolor de las contracciones en el parto

disminuir dolor de las contracciones

Hace dos meses que di a luz a mi hija Vida y quiero escribir sobre un truco que utilicé para manejar el dolor de las contracciones durante el trabajo de parto. Una amiga que es fisioterapeuta y formada en pre y post parto tuvo a su niña veinte días antes que yo, ella me comentó que había utilizado las corrientes en la zona lumbar y abdominal cuando le venía la contracción. Al principio pensé que era una locura ya que si estás sintiendo dolor y encima te pones corrientes eléctricas en esa zona no tenía sentido que sintiera alivio, aún así me dejó su aparato para cuando llegara el momento del parto si quería que lo utilizase.

Este trabajo de parto fue muy diferente al primero, en mi primer parto rompí aguas mientras dormía y las contracciones empezaron cuando ya estaba en el hospital, esta segunda vez las contracciones empezaron sin avisar mientras cenaba y empezaron cada cinco minutos con una intensidad baja/media. Estuve una hora en la pelota haciendo movimientos, andando y cuando el dolor se intensificó decidí probar el TENS tal y como me recomendó mi amiga.
Al principio solo notaba dolor, ese hormigueo que provocan las corrientes me molestaba pero cuando el dolor de la contracción se intensificó subí la potencia y la mezcla de esas dos sensaciones (hormigueo de las corrientes y el dolor de las contracciones) hizo que el dolor disminuyera, al menos eso sintió mi cuerpo. Además al estar mirando el TENS para bajar o subir la potencia de las corrientes según la intensidad de las contracciones hace que tu mente se concentre en eso y el trabajo de parto se hace más llevadero.

Llegó el momento de montar al coche para ir al hospital y yo no me quité mis corrientes en ningún momento, cuando no había dolor sentía que alguien me masajeaba esa zona y me sentía bien. Cuando llegué al hospital unas enfermeras que me vieron con aparato en mano me dijeron: “¿eso es para la insulina? ¿tienes azúcar?”, era la primera vez que veían a una embarazada que venía con un aparatito de casa.
La matrona que me atendió era una chica que estaba en formación y resultó ser fisioterapeuta así que en seguida supo lo que llevaba puesto, me preguntó si funcionaba y le dije que para mi sí lo estaba haciendo, así que ella tomó nota para recomendarlo en el futuro y usarlo en el mismo hospital. No me quité las corrientes hasta el momento antes de ponerme la epidural con lo cual te recomiendo que por probarlo no pierdes nada y lo que ganas es mucho ya que poder mitigar el dolor de las contracciones mientras te puedes mover es algo fantástico.

¿Conocías el uso del tester para este caso? ¿sabes de alguna otra forma de disminuir el dolor de las contracciones?

¡Comenta y comparte!

2 comentarios

  1. Tania A.Alcusón   •  

    Pues es muy interesante. Menos mal que tu matrona sabía y entendía de qué iba el rollo, jejehe.
    En mi caso, y como las circunstancias lo permitieron, decidí no poner la epidural y al poder caminar y moverme libremente, me dejaron una pelota. Aproveché que mi marido estaba allí conmigo para, cada vez que tenía una contracción, hacer fuerza contra la pared, bien apoyada, y él a su vez, me masajeaba la zona de los riñones en contraposición a mi fuerza. Ay! No se cómo explicarlo bien, pero así pasé mis diez horas de contracciones, y bastante bien, la verdad. Esa fue mi experiencia, 🙂
    Un saludo!

    • María del Mar   •     Author

      10 horas y sin epidural?? Carai, que fortaleza!
      Gracias por compartir tu experiencia 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *