Mamá ¿y tú cuándo te duchas?

mama ducha

Si hablas con cualquier mujer que ha sido madre recientemente, ya sea su primer bebé o no, de lo primero que se va a sorprender es de lo difícil que es darse una ducha cuando tienes un bebé en casa. Yo misma me recuerdo “quejándome” de que mi hermana aprovechara para ducharse cuando iba a visitarla a ella y a su hijo, ¡incluso si iba a las 10 de la noche!, era verme entrar por la puerta y
darme al bebé para meterse rápidamente en la ducha. No fue hasta que yo fui madre que la entendí perfectamente, de hecho, pude aprovechar unas cuantas duchas gracias a ella 🙂

Desde la lejanía de la maternidad una ducha puede ser lo más simple, tú misma eliges cuánto va a durar esa ducha, si te vas a lavar el pelo o no, si quieres ponerte una mascarilla, si vas a aprovechar para depilarte, etc…¡todo parece tan sencillo!. Pero cuando te conviertes en madre todo cambia, las duchas se convierten en un artículo de lujo, son como los coches Mercedes para el “pueblo llano”. Recuerdo a mi pareja como sostenía a nuestro primer hijo y se ponía nervioso porque el niño estaba llorando y yo, loca de mi, me duchaba en 0,10 segundos. Si ya osaba lavarme el pelo por pura necesidad tenía que salir del baño con el niño berreando y los dos con un disgusto que para qué…

Ahora tengo otra hija y me pasó parecido, no te creas que las cosas cambian, seguía sorprendiéndose de que necesitara ducharme y lavarme el pelo, y sobre todo se le hacían eternos los 5 cortos minutos que duraban mis duchas. Si no tenía a nadie para estar con la bebé a veces me duchaba sola, no sin antes escuchar 10 veces llorar a mi niña que dormía plácidamente en la cama. En la actualidad tiene 19 meses y el otro día me sorprendió entrando al baño para buscarme y se metió en la ducha conmigo, ya lo que me faltaba, ¡no me puedo ni duchar a solas!, aunque después de acostumbrarme a hacer mis necesidades más básicas rodeada de mis hijos, o dando la teta, darme una ducha acompañada no es para tanto…

Hoy mismo me sorprendía diciéndole a mi hija: “cariño, la mami no se va, solo va a darse una ducha rápida, ¡salgo en seguida!” así que el tema de la ducha es una pregunta que siempre hago a amigas y conocidas que acaban de ser mamás, porque me siento muy identificada. Eso sí, siempre recomiendo que cuando venga una visita, con un mínimo de confianza, aprovecha para dejarle al bebé en brazos y corre a darte esa ducha que llevas esperando todo el día, y lávate el pelo ¡un día es un día!

¿Algún consejo para dar a las mamás que no saben cómo ni cuándo ducharse cuando tienen a su bebé? Estaré encantada de leer tus comentarios.

¡Comenta y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *