¿Eres una mamá con prisas?

madres a la carrera

Hace cinco años que soy madre y cada vez soy más consciente del poco tiempo que tenemos las madres. Cuando era pequeña y escuchaba a mi madre decir “no me he sentado en todo el día” o “es la primera vez que me siento hoy” pensaba que exageraba. ¿Cómo no iba a poder sentarse? Si había estado toda la mañana en casa…

Ahora soy yo la madre que se queda en casa y me sorprendo pensando (todavía no las digo en voz alta) alguna de esas frases. ¡El trabajo de ser madre es el más agotador que he experimentado jamás!Atrás quedaron los días en que tan solo tenía que estar trabajando ocho horas al día en la oficina, dormía una pequeña siesta después de comer y veía las series que me apetecía hasta altas horas de la noche. Pienso en la mujer que era antes de tener hijos y me parto de risa al recordar que en ese momento pensaba que no tenía tiempo para nada. ¿Cómo podía pensar así? En aquel entonces tenía todo el tiempo del mundo, AHORA sí que no tengo tiempo de nada.

Sé que cuando mis hijos sean mayores volveré a disfrutar de un poco de tiempo para mí misma, pero hay días que resulta estresante saber que toda mi energía va para los niños y la casa. Alguna mañana me permito el lujo de salir a caminar durante media hora porque tengo la suerte de que mi pareja está en casa por las mañanas y se queda con la peque mientras yo llevo al mayor al cole. Si observas a tu alrededor, siempre verás a una madre corriendo cerca de ti: por la mañana para llegar al colegio, a mediodía para tener la comida preparada, por la tarde para ir a las extraescolares o el parque y por la noche están tan cansadas que es raro verlas 😀

Conozco a una madre que por las mañanas sale a correr en lugar de caminar porque así ahorra tiempo ¿tú también lo haces? Yo misma he empezado un plan para correr, a ver si en menos tiempo hago más ejercicio. Para las madres que trabajan fuera de casa la situación se complica todavía más, el poco tiempo que queda libre queremos estar con nuestros hijos y el sentimiento de culpa que nos viene de serie con la maternidad nos hace sentir fatal si utilizamos parte de ese tiempo para nosotras mismas. Es muy importante sacar tiempo para cuidarnos, no hace falta que sea para hacer ejercicio, también lo podemos usar para salir con amigas, ir al cine, ver tu serie favorita o simplemente estar un rato sola y en silencio (el momento Nirvana). Al final del día haz un repaso para saber si has podido dedicar un momento a ti misma y si no ha sido así propóntelo para que sea lo primero que hagas al día siguiente.

Comparte este artículo entre todas las madres con prisas que conozcas. 

¡Comenta y comparte!

2 comentarios

  1. yo era una mamá con muchas prisas hasta que la salud me hizo parar. Ahora sigo haciendo mil cosas, pero sin prisa, con calma, y una cosa detrás de la otra. Me siguen faltando horas en el día pero, almenos no voy corriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *